Cuando se habla de pobreza, siempre pensamos en una persona de bajos recursos económicos o en alguien que la vida le quitó la suerte y no tiene nada.

Sin embargo, si lo meditamos bien, pobreza podríamos darle un significado un poco más profundo. Podríamos considerar que pobre es aquella persona a la que le falta algo. Si pensamos de esa manera, consideraríamos que todos, cada persona de este planeta somos pobres, porque a todos nos falta algo. Por ejemplo, en el mundo hay personas infelices, ellas serias pobres al no tener aquello que las haría felices.

Este ejemplo muestra a las claras que en la vida, muchas, por no decir todas las personas del planeta somos pobres al carecer de algo. 

Vamos a seguir con los ejemplos: 

Hay personas que piensan que por tener mucha educación no son pobres, pero no saben saludar, no saben dar las gracias, no saben perdonar. Por lo tanto, estas personas son pobres en valores personales. Parece que sus padres nunca les enseñaron educación. Se levantan como animalitos y se acuestan igual. No saben decir, buenos días, buenas tardes, buenas noches. No saben dar las gracias, o pedir las cosas con un “por favor”, creen que todo el mundo les tiene que dar simplemente por el hecho de haber ido a la universidad o de tener un postgrado.

Otras personas creen que por tener mucho dinero, pueden tratar a los demás como basura, pueden ser déspotas, pueden pisotear a cualquiera personas que se les cruce en el camino al llamado éxito. Estas personas también son pobres de valores y principios en la vida. ¿Oyeron de ese multimillonario que se suicidó? Jeffrey Epstein –  Se suicidó porque era un pedófilo e iba a comparecer ante los tribunales por su delincuencia. Algunos creen que el tener mucho dinero les da derecho de destruir vidas, especialmente de niños. Estas personas pobres de valores se han olvidado que el dinero no nos da automáticamente principios en la vida, es algo que debemos cultivar para ser ricos completamente. 

¿Han notado que en la ciudad van delante de ustedes un buen automóvil y de pronto abren la ventanilla y tiran la basura a la calle? Esas personas también son pobres al no tener cultura cívica. ¿Qué les cuesta guardar la basura en una bolsa y cuando lleguen a casa lo tiran en la basura de su cocina? pero no, estas personas pobres de valores, prefieren tirarlo en la calle. 

Estos ejemplos bien muestran que la pobreza no se mide por “cuánto no tengo”, si no, “por cuánto me falta”. ¿Que te falta en la vida? Te falta… felicidad, trabajo, educación, una familia feliz, fuerzas, autodominio, dinero, valores? Significa que porque nos falta algo, ¿debemos quedarnos así? Pues no. Si sabemos que nos falta algo, esforcémonos por hacer los cambios y esforzarnos por tener lo que nos falta para ser ricos completamente, sin violar principios y valores. 

<

p style=»text-align: justify;»> 

¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO QUE ACABAS DE LEER? DÉJAME UN COMENTARIO. GRACIAS 😊

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: